Varios estudios médicos han puesto de manifiesto los beneficios que supone la iniciación de bebes y niños de corta edad en el mundo de la natación. Este tipo de actividades refuerza y enriquece el vínculo afectivo y cognitivo entre padres e hijos en un entorno lúdico en el que prima la diversión y que permite tomar contacto con otros niños.

A través de la natación, el niño se inicia en una actividad deportiva que favorece un mejor desarrollo de sus sistemas psicomotor y cardio respiratorio. La natación facilita, además, el desarrollo de ciertas habilidades con las que podrá disfrutar del agua, relajarse y sentirse más seguro.

El agua y los juegos asociados a ella estimulan la capacidad intelectual y de aprendizaje del niño, potenciando su creatividad y desarrollando una percepción más completa del mundo. En el agua el niño empieza a conocer sus posibilidades y limitaciones, y se siente seguro.

¿Es realmente tan importante la natación para los bebés y los niños, no sería suficiente con llevarle al parque infantil?

La natación es una actividad excelente para ellos. Acudir a la piscina periódicamente podría servir para lo siguiente:

  • Enseñar al bebé habilidades básicas de seguridad que un día podrían salvarle la vida - lanzarse, girarse, sujetarse, volver al bordillo y flotar de espaldas.
  • Reforzar su desarrollo físico - fuerza, forma física, coordinación y formación precoz de musculatura.
  • Mejorar sus hábitos sociales y de comportamiento - estimulación y regular las pautas de sueño y de alimentación.
Además, es una manera excelente de divertirse y de estrechar lazos con tu hijo, así que ¿por qué no empiezas a planificar tu próxima visita a la piscina?
¿Cuál es la mejor manera de acercar a mi hijo al agua?

Los niños cuando aún son pequeños se sienten más seguros en entornos pequeños, así que si no acepta la piscina, haz la prueba con una bañera profunda para darle confianza.

Es buena idea introducir en la bañera un juguete que posteriormente se pueda llevar a la piscina, para que le resulte un poco más familiar el nuevo entorno. Las visitas a la piscina deben ser relativamente breves hasta que sienta suficiente confianza en el agua, y no te olvides de sonreír y tranquilizarlo. Programa la visita entre las comidas y con antelación suficiente a sus horas de dormir.
¿Qué debo llevar?
  • Los bañadores Huggies® Little Swimmers® ¡son imprescindibles! Los bañadores desechables son la manera más higiénica de disfrutar de una sesión de natación. Los bañadores desechables están especialmente diseñados para que no se abulten con el agua como los pañales normales y su extraordinaria protección a prueba de escapes servirá para evitar embarazosos accidentes en la piscina.
  • Toallas - para tí y para tu pequeño. Se puede enfriar muy rápidamente, así que deja a mano una toalla seca para cuando salga de la piscina.
  • Juguete - un juguete para el baño puede servir para que se encuentre más familiarizado con el entorno.
  • Biberón / algo de comer - probablemente, tu pequeño tendrá hambre cuando salga de la piscina.
  • Pañales de recambio.
  • Toallitas Huggies® y bolsitas para los pañales usados.
  • Un cambiador.
  • Crema solar y gorras de protección para tí y tu pequeño en caso de que estés organizando una excursión a la playa o a una piscina exterior.
  • Ropa de repuesto.
¿Tengo que esperar hasta que mi hijo esté vacunado?

No hay una edad límite para llevar o no a los niños a nadar, depende completamente de tí.
¿Qué hago si a mi hijo no le gusta el agua?

¡No temas! Es probable que no sea el agua lo que le disgusta.

Lo más probable es que la cosa le imponga un poco. Es importante recordar que la natación en los niños es un proceso gradual y no se puede acelerar. Sigue el ritmo de tu hijo, y asegúrate de que los dos disfrutáis.
¿Y si tengo un hijo un poco mayor que está comenzando a andar, además del más pequeño?

Es recomendable un cuidador por cada niño menor de cuatro años.

Siempre resulta aconsejable consultar con tu piscina antes de acudir.
¿Qué hago si necesito ir al baño?

Intenta ir al baño cuando el pequeño está todavía bien sujeto en su cochecito o silla de paseo.

Si tienes que ir al baño mientras estáis en la piscina, envuelve al niño en una toalla seca y llévalo contigo. ¿Qué debería hacer si estoy en la etapa de enseñar al niño a usar el baño o el orinal?

Recuerda al niño que utilice el orinal o el baño justo antes de ir a la piscina, y también justo después. Existen orinales de viaje estupendos, y así no tendrás que dejar de lado esta etapa de formación.
¿Qué tengo que tener en cuenta a la hora de elegir una clase de natación?

Te aconsejamos que tengas en cuenta las siguientes consideraciones:
  • ¿El profesor está cualificado?
  • ¿Cuál es la duración de las clases? Se recomienda un máximo de 30 minutos.
  • ¿Cuáles son las orientaciones sobre el uso de bañadores como Huggies® Little Swimmers®?

Todos los nombres, logotipos y marcas registradas son propiedad de Kimberly-Clark, worldwide, Inc. ® 2014 KCWW.
Todos los derechos reservados Legal y política de privacidad
Realizado por Medialabs